17 abr. 2016

MICHEL LEGRAND Y SU "GRAN" NOCHE EN EL COLON

El compositor, director y pianista francés Michel Legrand, autor de más de dos centenares de bandas de sonido, entre ellas las de "Los paraguas de Cherburgo" y "El affaire de Thomas Crown", ganador de tres premios Oscar, estuvo en Buenos Aires homenajeado por el Bafici, y dialogó con Télam horas antes del concierto que ofreció la noche del viernes 15 de abril en el Teatro Colón, con las más reconocidas de sus composiciones que escribió en las últimas seis décadas.
Legrand tiene 84 años y se lo ve saludable, hay que hablarle fuerte, pero igualmente es dueño de un oído perfecto tanto para componer, o para tocar el piano y sorprender sea en la pantalla o en un escenario como ocurrió anoche en el Colón.
Su relación con el jazz fue importante, con monstruos como Miles Davis, John Coltrane y en las décadas del 80 y 90, con Bjork, Ray Charles, Diana Ross, o cantantes de ópera, como Jessye Norman, Kiri Te Kanawa y Natalie Dessay, ganó 5 de las 27 muy merecidas nominaciones a los premios Grammy.
Desde "Yo amo París", participó en más de dos centenares de bandas de sonido para cineastas como Jean-Luc Godard, Jacques Demy, y con la de "El affaire de Thomas Crown", de Norman Jewison mereció dos candidaturas de las que recibió el dedicado a mejor tema musical, el célebre "Los molinos de tu pensamiento".
"En la actualidad hay muchos músicos pero sin formación clásica", aseguró en diálogo con Télam con tono preocupado por un presente en el que quedan pocos compositores de su época, y jura que "amo a todas las bandas de sonido que compuse, a todos mis 'hijos', porque todos son bellos por diferentes motivos".
El músico reconoce que "muchas de mis bandas no recibieron la atención que merecían, pero es normal que eso ocurra, porque cuando uno es tan prolífico hay que incluir esa posibilidad".
"He escrito muchas otras composiciones además de las que fueron para cine", dice cuando se le recuerda que hace dos años, y en coincidencia con el Festival de Cannes, presentó en el Theatre National de la Ville de Niza la excelente ópera "Dreyfus", con libreto de Didier van Cauwelaert.
"En mi vida, en la década del 50, fui un director de orquesta muy aplaudido, muy serio, trabajé para Edith Piaf, Charles Trenet, Yves Montand, Frank Sinatra y Barbra Streisand, después de todo eso me detuve como director y pasé a otra cosa porque se que si uno hace siempre la misma cosa durante mucho tiempo puede ser catastrófico y yo quiero estar siempre en la gloria", aseguró.
"Después en la década del 60, yo fui compositor de bandas de sonido para el cine de mi país, para la nouvelle vague, directores como Jean-Luc Godard, Agnes Varda, Jacques Demy, y una vez pasada esa década nuevamente me detuve para pensar cómo seguir" recordó, como si el concierto de ayer en el Colón fuese, de alguna forma, una despedida a su manera.
"Y llegué a la conclusión de que si me quedaba en Francia podía fracasar, y por eso me fui a Hollywood y trabajé mucho hasta ganar mi primer Oscar y me convertí en una estrella hasta que en 1972 escribí los temas de "Verano del 42'… estuve componiendo para el cine estadounidense 20 años y cuando compuse el tema central para un filme de James Bond, me dije nuevamente que "esto se acabó" y dejé el cine estadounidense y volví a mi país para siempre", dijo.


"Hice dos películas como director y después, en el 2000 me dediqué a comedias musicales y en 2010 volví a la música clásica y hoy estoy escribiendo un concierto para piano, violoncello, violón y flauta. Ahora me considero un director clásico. También compuse una ópera acerca de 'Montecristo'. Escribo música sinfónica, sonatas, conciertos, pero lo importante es renovarse todo el tiempo".
Anoche en el Colón, acompañado por la Orquesta Estable del Teatro Colón, que compartió en la dirección con Fabrizio Danci, Legrand sorprendió con la suite de "Los paraguas de Cherburgo" (1964), que él mismo aseguró estaba de alguna manera inspirada en el tango argentino, el bloque más extenso y poético de la velada, al que siguió la acción de "Estación Polar Zebra " (1968), la banda de "El verano de Picasso" (1969), la de "Verano del 42" (1971), su segundo Oscar, en la que demostró su vigencia como pianista.


Siguieron "Gable y Lombard" (1976), las reminisencias gershwinianas de "Yentl" (1983), su tercer Oscar, y tres temas cantados, los memorables "Le valse des Lilas", celebre por la siempre recordada versión de Natalie Dessay, "Wait" y "Le cinema", por la excelente voz de la soprano Oriana Favaro.
Nuevamente al frente la orquesta con "Les maries de l'ian II" (1971), el film de Jean-Paul Rappeneau, que discurre en el siglo XVIII y "El implacable" (1980), con Steve McQueen como un cazador de recompensas, para terminar nuevamente al piano con una versión muy aggiornada y poderosa de "Los molinos de tu pensamiento", del filme "El affaire de Thomas Crown" (1968), el primero de sus Oscar, aplaudida de pie –con justa razón- para una despedida emocionante.

No hay comentarios: