28 jun. 2010

Los medios para chicos, una historia

Trabajo interesante. Un libro (176 páginas), publicado por Editorial Estrada, un DVD de Manuel García Ferré (de AVH) y un CD con fragmentos radiales interesantes, ofrece Los medios para chicos: una historia centenaria, producido por el Ministerio de Educación de la Nación, con una mano de la Editorial Estrada, AVH, Teltron y la Fundación Arcor. La obra reúne artículos acerca de los medios –papel o aire- llegan en revistas, diarios, TV, cine y radios. Es el principio de una tendencia editorial que, al menos desde lo público puede ir avanzando con más y mejores productos.
Más allá de un todo armónico, muy bien diseñado e impreso, es importante reflexionar acerca de sus omisiones, o errores, que los tiene.
Algunos ejemplos:
No se habla de Cantaniño cuenta un cuento (1979) o de Patolandia nuclear (1978), programas de TV que si tuvieron películas de factura nacional, o de Carozo y Narizota, personajes que fueron creados para la pantalla chica.

No fue Upa en apuros (1942), de Tulio Lovato, con dirección de diálogos de Tito Davison,según los originales de Dante Quinterno sino El mono relojero (1933), de Quirino Cristiani, que no se cita en el texto, la primera producción de dibujos animados argentinos en color. A ambos (de diez minutos cada uno) se los puede ver en versión completa de muy buena calidad, incluso con títulos, en este mismo blog. En cuanto a largometrajes, el primero de animación fue, sin lugar a dudas, Peludópolis(1929), de Cristiani, quien fue tentado años más tarde por Disney para instalarse en sus estudios de Hollywood.

En la sección dedicada a Anteojito, si bien se citan las historietas de Marvel, hay algunas omisiones importantes, como la argentina Sonoman.
En el capítulo Radio, en la página apropósito de Sandokan, se filtró la tapa de un DVD de dudoso contenido apropósito del aventurero de Emilio Salgari.

Nadie se acordó en el libro de el Hada Patricia, ni de Pinti Lapeste, personaje interpretado por Enrique Pinti vestido de tirolés, ni de Amalia ni Patricia Scaliter, la segunda la famosa Hada Patricia que contrarrestaba a la Bruja Cachavacha.
Hay omisiones estruendosas, como la del exitoso programa estudiantil Justa del saber, conducido por Julio Bringuer Ayala y Clarisa Gerbolés, por Canal 7, así como del ciclo Odol Pregunta, donde concursaron chicos, como Claudio Maria Dominguez, más tarde conductor de TV, distribuidor de cine y, finalmente, experto en autoayuda.
La inclusión del Topo Gigio está de más. Era un producto italiano, como el Chavo mexicano o la Xuxa brasileña.

Al referirse al Capitan Bazooka de Olmedo, se olvida aclarar que los chicles bazooka que lo auspiciaban, fueron los primeros en contener historietas en su envoltorio en el mundo.

En cuanto a cine hay otros olvidos: un ejemplo es Luces de mis zapatos, nada menos el debut de Luis Puenzo como director de cine, en 1973, año del que figura Hasta que se ponga el sol o Hijitus, personaje del que tampoco se cita su exitoso ciclo televisivo dominical El club de Hijitus, que compitió con dureza con El Club de Mickey Mouse. Luces… tuvo como protagonista a Pipo Pescador, acompañado entre otros por Norman Briski, Gabriela Toscano y Paulino Andrada. Petete, con Gachi Ferrari, solo aparece incluido en el DVD con fragmentos de obras de García Ferré. Una pena no haber incluido, por ejemplo, los avisos publicitarios de Mantecol, con aquella canción “Por la vida contento voy, sobreando el rico Mantecol, por su agradable gustito, es la alegría de los grandes y los chicos, u-uuuu, Mantecol, uuuuu, uuuuuu".

Curiosamente no se lo menciona a José Marrone (que protagonizó en 1970 y en TV El circo de Marrone), ni a Pepe Biondi, cuyos personajes eran más bien para chicos, ni siquiera al payaso que acompañaba al primero, Carlitos Scaziotta, creador de la famosa muletilla “salta Violeta”, al tiempo que levantaba a su perrito de trapo sujeto de una correa-piolín.

11 jun. 2010

Un Cóndor que llegó de noche

Como es costumbre desde 1942, sólo con una larga interrupción durante la última dictadura militar, la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina, entregó sus premios Cóndor de Plata principalmente a la producción nacional, pero también a la extranjera, estrenada durante 2009. Con un Teatro Avenida a pleno, la 58° edición de los premios al espectáculo argentinos pioneros sirvió de cierre a la carrera de premios recibidos por El secreto de sus ojos, la película de Juan José Campanella que en su paso por salas no solo recibió el aplauso unánime de la crítica, sino que convocó a 2.500.000 espectadores y consiguió el segundo Oscar a mejor película extranjera, a un cuarto de siglo que ocurriera lo mismo con La historia oficial, de Luis Puenzo.

El secreto… se alzó con once de las trece estatuillas que se podría haber llevado, a saber mejor película y director, guión adaptado para Eduardo Sacheri, actor para Ricardo Darín, quien estuvo con su esposa, Florencia Bas, y actriz, Soledad Villamil, actor de reparto, actor de reparto para Guillermo Francella, José Luis Gioia como revelación, y Juan Federico Jusid a música, que recibió su padre, Juan José Jusid. El film merecio el premio a mejor adapatación, responsablidad del director con el autor del relato original, la novela La pregunta de sus ojos, el periodista y escritorEduardo Sacheri y en rubros técnicos como fotografía a Félix “Chango” Monti, montaje al mismo Campanella (que bromeó al subir al escenario a recibir el lauro como director diciendo que “el verdadero merecedor de ese premio es el montajista”) y mejor sonido a José Luis Díaz

La otra película que se llevó más de una estatuilla fue Felicitas, de Teresa Costantini, que sumó tres, revelación femenina para su figura central, Sabrina Garciarena, mejor vestuario para Beatriz Di Benedetto y dirección de arte para Cristina Nigro.
En medio del inevitable festejo del equipo de Campanella que subió al escenario y no fue apurado por reloj alguno a la hora de las palabras, también fueron premiados Gabriela Toscano como mejor actriz de reparto por su trabajo en Las viudas de los jueves, el guión original de El artista, de Mariano Cohn y Gastón Duprat, mientras que El asaltante fue galardonada como ópera prima y Süden, el documental de Gastón Solnicki apropósito de Mauricio Kagel, en el rubro innovación artística. Mundo Alas, y en el destinado a documentales Mundo Alas, Cóndor que recibieron León Gieco, Sebastián Schindel y Fernando Molnar.

La noche, que contó con la presencia de Liliana Mazure, presidenta del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, Tristán Bauer, que tiene a su cargo el Sistema Nacional de Medios Públicos y Jorge Coscia, actual secretario de Cultura, así como de Carlos D’Amico, presidente del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, también tuvo espacio para emotivos homenajes, por ejemplo al cineasta Fernando Birri, el fundador de la Escuela de Cine del Litoral y autor de clásicos como Tire Die y Los inundados, que anunció el rodaje de su película “póstuma”, una versión del Fausto, de Estanislao del Campo, la actriz Dorita Ferreiro, que participó en La guerra gaucha y Gogó Andreu, de manos de Arnaldo André, quien recibió el premio de manos de Gieco, tras la proyección de un fragmento del documental sobre el comediante que prepara Miguel Mato. También, en coincidencia con el Día del Periodista, recibió el premio Trayectoria, Bartolomé de Vedia (de LA NACION) que fue recibido por Mariano de Vedia, de manos de Héctor Olivera, quien leyó un emotivo texto escrito por su padre apropósito de la entidad, sus orígenes y sus objetivos.
La noche cerró con un premio que se mantuvo en secreto hasta ese momento, el Cóndor Bicentenario, para el que fueron elegidos los cinco argentinos que recibieron premios Oscar, a saber Luis Puenzo, el compositor Luis Bacalov (quien desde Italia mandó una emotiva nota), el escenógrafo Eugenio Zanetti, que vino especialmente de la India (donde acaba de rodar Singularity, un nuevo film de Roland Joffe), Gustavo Santaolalla, que recibió el premio el viernes (grabación que se vio en la sala), antes de partir con rumbo a Shangai, y finalmente Campanella, antes del multitudinario final de fotografía.
También anteanoche fueron premiadas dos películas extranjeras, la uruguaya El baño del papa, que recibió el Cóndor a mejor producción iberoamericana y Entre los muros, de Laurent Cantet, el destinado a film hablado en otro idioma.
Por su parte, la Asociación Católica para la Comunicación Signis, premió a El artista, de Cohn y Duprat, el Museo del Cine a Mabel Navarro de Rossi y su familia, por la preservación de los rollos del Noticiero Panamericano, que produjo su esposo Adolfo Rossi, y el Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina (Sica), al sonidista Norberto Castronuovo.