25 sept. 2009

Natalia Oreiro en San Sebastian

A esta altura del partido decir que Natalia Oreiro es una buena actriz no es descubrir la pólvora. Es igual que reiterar que es muy pero muy bonita. Hace un par de días quedó demostrado una bez más, aquí en San Sebastián, como una delas figuras centrales y en todo caso la más convocante de Francia, la última película de Israel Adrián Caetano, que compitió en la sección Horizontes Latinos. En esta nueva propuesta del director de Bolivia y más recientemente de Crónica de una fuga, cuenta la historia de una niña con bastante personalidad, que se hace llamar Gloria, hija de un pareja disfuncional, separada, en la que su madre, una empleada doméstica interpretada de Oreiro, tiene un papel fundamental en el discurrir de la historia. La mujer, en aprietos económicos, acepta alquilar una de las habitaciones de su vieja casa en PH al ex, con toda la cionfusión sentimenatal que esta vuelta de tuerca puede desatar. Oreiro no tiene previsto hacer TV al menos hasta encontrar algo que realmente la motive. No quiere repetir el papel de chica algo atolondrada para el que ya se la convocó en un par de oportunidadeas. Dice que prefiere el cine y que hasta ahora los papeles más jugados los viene haciendo a las

órdenes de cineastas independientes, como los breves pero intensos de La peli, de Gustavo Postiglione, y de Las vidas posibles, de Sandra Gugliotta, por el que fue candidata a un Cóndor de Plata de la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina. Oreiro quita la respiración. Así lo hizo aquí, simplemente siendo como es, caminando por el boulevard de Donostia y siendo el blanco de más de una mirada, incluso de gente que la reconocía y le pedía permiso para sacarse alguna foto con ella. Para dentro de muy poco tiene planeado ser figura central de dos películas, las dos dirigidas por compatriotas. Una es Miss Tacuarembó, que adelanta será pop, transgresora en más de un sentido ya que cantará y compartirá escenas con la española Rossy de Palma y después llegará Mala, nuevamente dirigida por Caetano, como ella del cerro montevideano, donde será una asesina a sueldo, una mujer que por despecho y encargo se dedica a matar hombres de una manera despiadada, con una buena cuota de sadismo, dice “incluso con agujas de tejer”, una película muy dark, “un sueño de Adrían que hace rato quería hacer una película de género terror”. Muy en el estilo Almodóvar de sus mejores tiempos (el de Pepi, Lucy y Bom... y Atame!)en los dos casos. Personajes que podrían ser una tentación para que el cineasta manchego la descubra a full y la lleve a pasera por el mundo con su cine, más de lo que ya lo viene haciendo. Tiene con que

video
Un buen link


href="http://www.sansebastianfestival.com/Scripts/mediaplayer/player.swf?file=http://files.velocix.com/c219/570362_desayunos.flv&image=../admin_img/img/videos/g/570362_desayunos.jpg&logo=../admin_img/pag/mosca.png&controlbar=over&fullscreen=false&autostart=true">

7 sept. 2009

Peter Sollett y el último cine indie norteamericano

Educando a Victor Vargas, el primer largometraje de Peter Sollett fue una de las curiosidades de mayor éxito en el Bafici de 2003. Cinco años más tarde, llegará finalmente a salas locales (en copia en DVD proyectada en pantalla grande), presentada por 791cine. Es cine indpendiente en estado puro (tuvo un costo aproximado de 800.000 dólares) y así fue juzgado por la crítica norteamericana que, más allá de sus limitaciones de producción, la definió como un auténtico clásico desde el mismo momento de su estreno, solamente en dos salas. Tras cinco meses en cartel esa cifra ya se había multiplicado por cinco y la recaudación triplicado lo invertido.

La historia de esta ópera prima se desarrolla en verano, en el Bajo Este de Nueva York. Víctor Vargas transita el período dorado de la adolescencia, en un departamento con su abuela controladora, sus dos hermanos y el intenso calor. A Víctor le gusta pensar que es el mejor galán de su barrio. Pero cuando se corre el rumor de que tiene relaciones con una chica algo desequilibrada y no demasiado popular, siente que corre el riesgo de convertirse en el más ridículo de los chicos del suburbio.
En un esfuerzo por salvar su reputación Víctor pone el su mira a Juicy, la chica más hermosa del vecindario. Decidido a triunfar en medio de una feroz competencia de pares, sale victorioso cuando ella lo acepta como su “nuevo hombre”. A partir de ese momento será respetado por todos, aunque este podio de vencedor no lo conforme demasiado.

En medio de esta marea que no escatima sexo, Víctor olvida responderse a una pregunta fundamental: “¿Por qué me eligió la chica más linda del barrio?”. Así, a medida que la verdad apropósito de Judy sale a la luz, Víctor aprende la diferencia entre actuar como un hombre y convertirse verdaderamente en uno.
En 2002, Sollett tenía 27 años y a raíz de este inesperado éxito se convirtió en uno de los cineastas más prometedores del cine indie neoyorquino. Sin embargo, el aplauso de crítica y público no fueron suficientes, y recién pudo volver a la carga en 2008, con Nick y Norah: una noche de música y amor, que como la primera, también fue parte del (último) Bafici. Nick y Norah… recrea una noche en la “gran manzana” con dos adolescentes y sus amigos a la caza de una banda de rock independiente. La lista de los temas que la pareja escucha en su peregrinaje es uno de los atractivos principales de la propuesta, ya que incluye numerosos temas de Vampire Weekend, Devendra Banhart, We Are Scientists y Band of Horses, entre otros.
Educando a Víctor Vargas tiene como figuras centrales a Víctor Rasuk, Judy Marte, Melonie Diaz, Altagracia Guzman, Silvestre Rasuk, Krystal Rodriguez, Kevin Rivera, ganó el gran premio del Festival de Deauville y el Made in Spanish, en el Festival de San Sebastián.

En los últimos meses Sollett terminó el piloto de una comedia televisiva de “una sola cámara” (rodada en Universal Studios para la NBC) titulada State of Romance, presentada como una -enésima- versión moderna de Orgullo y prejuicio (el relato clásico de Jane Austen) esta vez ambientado en Chicago, con eje en dos jóvenes que se conocen accidentalmente, interpretados por dos figuras en ascenso de la pantalla chica Steve Howey y Lindsey Broad.